20/08/2018

Exsecretario de la FEF: Villacís ya no es mi amigo

Hace 7 meses

Exsecretario de la FEF: Villacís ya no es mi amigo

Litigio laboral con el Tinto Acosta, otro frente abierto en la justicia que tiene la Ecuafútbol.

Litigio laboral con el Tinto Acosta, otro frente abierto en la justicia que tiene la Ecuafútbol.

Francisco Acosta trabajó en la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) desde febrero de 1998 hasta mayo del 2016. Fue el primer y único secretario que tuvo Luis Chiriboga en sus 17 años al mando y así lo certificó la institución a la Fiscalía en la investigación por lavado de activos contra el expresidente y sus colaboradores más cercanos, de la que el Tinto salió sobreseído, libre de acusación tras unos meses con medida de apremio.

Cuando se quiso reintegrar a su trabajo, en mayo del 2016, el sucesor de Chiriboga, Carlos Villacís, su único vicepresidente, le dijo que no podía volver.

Desde allí comenzó un litigio laboral que ahora está en manos de la Corte Constitucional. Villacís le dijo que le harían su liquidación, pero eso no ocurrió y más bien en el régimen laboral del Seguro Social se le hizo un cambio. “Me pusieron como que solo trabajo un día al mes”, contó Acosta a este Diario.

En el juicio laboral, la FEF ya no certificó, como sí lo hizo antes ante la Fiscalía, que él trabajó allí desde 1998, dijo el abogado César Bajaña, y se afirmó a los jueces del Trabajo que Acosta fue secretario desde el 2009; “es decir, que durante una década hubo un fantasma ejerciendo tal cargo, cuando es público que Acosta fue el secretario de la Federación”, indicó.

Sin liquidación y con el régimen laboral de solo un día al mes, Acosta no se puede jubilar, como quiere hacerlo, ni gana lo que antes. En el 2017 la FEF le aportó al Seguro Social $ 250 al mes, cuando percibía $ 7.500 mensuales hasta que tuvo que enfrentar el proceso investigativo que llevó a Chiriboga a una sentencia de diez años.

El caso del Tinto Acosta fue expuesto por dirigentes como Carlos Galarza, de Morona Santiago, la semana pasada cuando se realizó el Congreso del Fútbol Ecuatoriano, pero Villacís dijo que todo estaba en manos de los abogados, al igual que el contrato colectivo de los trabajadores de la institución que no se concreta.

Acosta cree que en la FEF “están actuando de mala fe” y no entiende cómo a él, que salió sobreseído de la justicia, no le permitieron volver, mientras que al excoordinador Vinicio Luna, sentenciado por intento de tráfico de personas, en su momento le volvieron a dar trabajo.

El abogado de Acosta explicó que un juez de primer nivel dictó una liquidación de $ 100.000, pero en la apelación, la sala provincial en lugar de aumentar ese valor –como pretendía su cliente con base en su sueldo y años de trabajo– lo redujo a $ 4.000, pero por “vacaciones no gozadas”, porque se negó que hubo despido. Y así lo ratificó la Corte Nacional, que no observó la certificación entregada por la FEF a la Fiscalía en el caso de lavado de activos.“La acción de Villacís se configura en el delito de fraude procesal por mentir e inducir a error a la autoridad”, aseguró.(D)

Yo creía que Carlos Villacís (presidente de la FEF) era mi amigo, pero ahora veo que es mi enemigo, porque me trata así. Y lo mismo con el resto del (actual) directorio
Francisco Acosta,
Exsecretario de la Federación Ecuatoriana de Fútbol

Ver noticia en El Universo

Temas Relacionados: