22/09/2017
Hace un año
2
1
Finalizado

Perú ganó luego de cuatro fechas: el análisis de la victoria ante Ecuador

Hace un año

Perú ganó luego de cuatro fechas: el análisis de la victoria ante Ecuador

Ganamos. No lo hacíamos hace cuatro fechas cuando derrotamos a Paraguay 1-0 con gol de Farfán. La selección peruana, sin hacer un gran partido desde el punto de vista técnico, fue superior a Ecuador, aprovechó sus chances y realizó un muy buen partido a nivel defensivo. Otra de las claves: no cometimos errores infantiles. Aquí el análisis de lo que sucedió en el Estadio Nacional.

Ganamos. No lo hacíamos hace cuatro fechas cuando derrotamos a Paraguay 1-0 con gol de Farfán. La selección peruana, sin hacer un gran partido desde el punto de vista técnico, fue superior a Ecuador, aprovechó sus chances y realizó un muy buen partido a nivel defensivo. Otra de las claves: no cometimos errores infantiles. Aquí el análisis de lo que sucedió en el Estadio Nacional.

Ganamos. No lo hacíamos hace cuatro fechas cuando derrotamos a Paraguay 1-0 con gol de Farfán. La selección peruana fue superior a Ecuador sin hacer un gran partido desde el punto de vista técnico, pero aprovechó las pocas oportunidades y realizó un muy buen encuentro a nivel defensivo. Otra de las claves: no cometimos errores infantiles. Aquí el análisis de lo que sucedió en el Estadio Nacional.

PRIMER TIEMPO

El plan de Perú fue ganar la dividida y a partir de ahí generar peligro con sus hombres de ataque. Funcionó a cuenta gotas. Paolo Guerrero fue incapaz (y se entiende) de ganar todos los balones contra Mina y Achilier. Cuando lo hacía, los volantes ofensivos se encontraban con un Ecuador bien parado. Nuestras jugadas terminaron en centros imprecisos o remates desviados. El gol llegó de un lateral de Corzo lanzado al área para que la pelee Guerrero. Achilier, en un error grosero, tocó el balón con el brazo y así se generó el penal. Cueva se limpió del fantasma de la Copa América Centenario y esta vez definió sin problemas.

Cuando Perú no ganó la dividida, Ecuador volcó su ataque por las bandas. Montero fue un dolor de cabeza para Corzo, mientras que Valencia la tuvo más difícil con Trauco. Igual, las fricciones y la gran cantidad de gente que agrupaba Perú en su zona, generaba faltas o tiros de esquina. Ecuador aprovechó la pelota parada para que Achilier fulmine de cabeza a Gallese. La marca se le escapó a Araujo, quien ingresó por Abram (lesionado por un duro golpe en la cabeza).

En lo que se refiere a intensidad y lucha, es bueno lo del equipo. Solo nos falta plasmar el buen juego que profesa el técnico.

SEGUNDO TIEMPO

La selección se dio cuenta que necesitaba más juego para hacer daño y así lo hizo. Continuaron los pelotazos largos de Gallese y los pases altos para que Guerrero pivotee, pero hubo mejores momentos con el balón en el piso. Ecuador cayó en imprecisiones debido a la presión peruana en el medio, aunque casi no aprovechamos los robos en tres cuartos de cancha. ¿La razón? Imprecisión en el último pase. Ni Cueva, ni Paolo, que por momentos se retrasó para darle espacio a Benavente y Flores, fueron efectivos en la zona cercana al área del arquero Domínguez.

Ecuador decayó en su rendimiento. Perdió muchas divididas y no tuvo variantes en ataque. Además se encontró con una muy buena defensa. Lo de Miguel Araujo fue notable. Lo mismo que Trauco, impecable en los cierres y los mano a mano. Revoredo también sufrió con Montero, pero ninguno de los centros del habilidoso ecuatoriano generaron peligro.

Perú lo gana por la determinación de los jugadores para sacar adelante, en lo físico, un partido muy trabado. Y por la excelente pegada de Renato Tapia en el gol. Una mala salida del arquero Domínguez permitió que el balón quede en los pies del volante. La técnica con la que bajó y le pegó al balón fue notable. 

Ver noticia en El Comercio: DT

Temas Relacionados: