23/08/2017
Sábado 07 de Noviembre del 2015
1
5
Finalizado

"Wilmar, Valencia fútbol club", por Daniel Peredo

Sábado 07 de Noviembre del 2015

No fue, no es ni será Mr. Simpatía, sin embargo, Wilmar Valencia ha dejado de acumular expulsiones y sanciones para sumar y ser valorado por su nueva conducción, su propuesta de juego y sus resultados. El entrenador antes que el personaje. Se embarcó nuevamente en Sport Huancayo y ha logrado persuadir su método de trabajo sin perder autoridad, pero con reciprocidad y aceptación. Con la misma intención de convencer y comprometer pasó de ser jefe a convertirse en líder y gestionó mejor su relación

No fue, no es ni será Mr. Simpatía, sin embargo, Wilmar Valencia ha dejado de acumular expulsiones y sanciones para sumar y ser valorado por su nueva conducción, su propuesta de juego y sus resultados. El entrenador antes que el personaje. Se embarcó nuevamente en Sport Huancayo y ha logrado persuadir su método de trabajo sin perder autoridad, pero con reciprocidad y aceptación. Con la misma intención de convencer y comprometer pasó de ser jefe a convertirse en líder y gestionó mejor su relación

No fue, no es ni será Mr. Simpatía, sin embargo, Wilmar Valencia ha dejado de acumular expulsiones y sanciones para sumar y ser valorado por su nueva conducción, su propuesta de juego y sus resultados. El entrenador antes que el personaje. Se embarcó nuevamente en Sport Huancayo y ha logrado persuadir su método de trabajo sin perder autoridad, pero con reciprocidad y aceptación. Con la misma intención de convencer y comprometer pasó de ser jefe a convertirse en líder y gestionó mejor su relación con los futbolistas.

Ha corregido, también, sus conductas con los árbitros. Cada partido de su equipo significaba un duelo con los jueces. Eso también le restaba como conductor de grupo. Los periodistas preferíamos generar controversias con los incidentes y, así tuviera la razón, el debate del juego quedaba reservado para otra oportunidad. Por ejemplo, con Manuel Garay el tema pasó a ser personal y perjudicaba su imagen de entrenador. Al potenciar lo emocional se procesa mejor la toma de decisiones.

En lo futbolístico siempre estuvo en la consideración de los técnicos peruanos más idóneos para dirigir: conocimiento, experiencia, planificación de entrenamientos y estrategia. Al perfeccionar su manejo de grupo y equilibrio emocional completa el paquete. Su propuesta también evolucionó. Esta versión de Sport Huancayo es de lo más sobresaliente que haya presentado. Siempre desde neutralizar al adversario con orden y equilibrio, pero sin desnaturalizarse como conjunto. Su proyecto de juego mejoró el trato de la pelota: cantidad y calidad de pases, llegar a la zona de definición desde el funcionamiento colectivo. El jueves, ante el Cristal de su amigo Ahmed, encontró el gol que se le negó ante Universitario.

La buena tenencia tiene como punto de partida la posición de Blas López como mediocentral. El paraguayo entiende el trámite y es quien elabora y conduce las acciones. A diferencia de otros, pura potencia y explosión, desequilibra desde lo cerebral. Para el segundo semestre la llegada de Vidales y Perea no fue casualidad. Había que integrar atacantes que pesaran en ofensiva. Uno desde el desborde, el otro desde su participación en la organización. El colombiano no solo finaliza las jugadas, participa en la gestación del gol. Valencia tomó una decisión costosa, aunque lo hizo desde la credibilidad que ganó en el vestuario: dejó en el banco los 21 goles de Meza Cuadra en altura.

A los 54 años y en su mejor etapa como entrenador, estamos seguros de que Wilmar Valencia no quedará conforme y seguirá innovando y matizando su modelo de juego y de conducción. Su personalidad, su esencia y su transparencia no las va a negociar. Volvería a decirle que no a un directivo que lo quiso obligar a asistir a una marcha política, así eso lo dejara nuevamente sin trabajo. Ha demostrado desde el humilde Sport Huancayo que no hay pobreza de planteles, sino de convicciones. Su preparación, dedicación y capacitación lo ubican en una posición de expectativa para seguir creciendo. Algunos lo colocan en la Videna como colaborador del proyecto Ahmed por sus antecedentes como formador; otros sugieren la posibilidad de su retorno a Alianza. Lo cierto es que desde su convicción, estabilidad y coherencia tomará la mejor opción. Está preparado para decidir bien.

Ver noticia en El Comercio: DT

Temas Relacionados: