23/06/2017

El Clásico de la necesidad

Hace 3 meses

El Clásico de la necesidad

Pumas recibe al América en un encuentro en el que el triunfo mantiene las esperanzas de liguilla de ambos equipos.

Pumas recibe al América en un encuentro en el que el triunfo mantiene las esperanzas de liguilla de ambos equipos.

Pumas ha tenido desempeño irregular a lo largo del Torneo Clausura 2017. En lo que va de la competencia, además de pegada en el frente de ataque, los dirigidos por Francisco Palencia han carecido de variantes en los momentos más adversos, pero sobre todo, han sufrido en defensa. La carencia de un equilibrio se ha reflejado en distintos resultados: el equipo acumuló más de un mes sin conocer victoria entre enero y marzo.

Hoy se espera que todo sea muy diferente. Los clásicos se juegan distinto, a pesar de las rachas con las que se llegue; se dice que no valen las estadísticas en esta clase de cotejos. Pumas logró recomponer el rumbo y al menos en el último duelo en CU, previo la huelga arbitral, retornaron a la senda del triunfo, con un 2-1 en el marcador frente a Santos Laguna. De acuerdo con las versiones en el interior de la institución, el parón les sirvió para replantear mejor su estrategia.

 “América es de esos rivales de prestigio, con buen nivel técnico, con historia, por eso será bonito un triunfo para nuestra gente. No hablamos para ser favoritos, la responsabilidad es ganar”, dijo Matías Britos en los días previos al juego. “Es un clásico, es un partido que siempre se juega a estadio lleno, es el partido que la gente quiere que ganemos. Más allá de la responsabilidad enorme que tengo al jugarlo, lo disfruto mucho”, remató Gerardo Alcoba.

Otro de los factores a considerar es el rango de experiencia. Palencia no puede compararse con los años que acumula La Volpe en el banquillo; de hecho, en el estreno del bigotón como timonel de Amé- rica, que las Águilas impusieron su ley ante Pumas. El encuentro se llevó a cabo en la Jornada 11 del torneo anterior, y pese a que los universitarios lo intentaron, no lograron remontar un 2-1 en la pizarra.

Lo contradictorio de esta inercia lo marca el factor de ser locales. Pumas ha demostrado poderío en su cancha, donde precisamente, han sido los encuentros ante rivales antagónicos, los que mejor se les ha dado. Contra Chivas, el semestre pasado, de hecho, en el inicio de la gestión de Palencia, vencieron al Rebaño Sagrado con autogol de Jair Pereira; mientras que a inicios de este año, hicieron lo idéntico ante Cruz Azul, también en el Pedregal. Les falta el América.

En cuanto al once que podría saltar a la cancha, Palencia no tiene dudas y llega sin lesionados. En al arco, Alejandro Palacios haría su irrupción; zaga de cuatro defensores, con Josecarlos Van Rankin, Gerardo Alcoba, Darío Verón y Alan Mendoza; doble pivote de contención, con Javier Cortés y Abraham González. En el ataque cambiaría su formación, con tres volantes, con Pablo Barrera tirado a la derecha, Matías Britos como media punta y por izquierda Jesús Gallardo; como eje de ataque, Nicolás Castillo.

Lo mejor de su arsenal puesto al servicio de una victoria en la Ciudad Universitaria. Como principal variante, Palencia se guardaría a Bryan Rabello, que ha sido constante, pero que ante el buen momento de Britos y la necesidad de atacar, saldría como suplente. Su presencia estaría condicionada a que la fórmula inicial no funcione; como ha venido pasando, el sacrificado sería Alan Mendoza, para retrasar a esta posición a Gallardo, y colocar a Rabello como extremo, el sitio original de Jesús. Es, posiblemente, el partido más importante.

Como la solución de ataque, Pumas se fía de Nicolás Castillo y su buen momento. El chileno atraviesa un estado de gracia, que por ahora lo coloca como el máximo referente ofensivo de la Liga, con seis anotaciones, peleando por el título de anotadores... “Es un excelente delantero, la referencia de nuestro ataque”, dijo Rodrigo Ares de Parga, presidente de la institución felina. Este domingo, la esperanza universitaria se posa sobre él.

América llega a CU diezmado, pero eso no es coartada para el equipo azulcrema, su historia le reclama estar a la altura del compromiso, encuentra en Pumas el rival perfecto para demostrar que puede hacer frente a cualquier adversidad.

El conjunto de La Volpe está tocado, la sanción a Pablo Aguilar y la bajas por lesión de Paolo Goltz y Darwin Quintero harán que el entrenador argentino improvise en defensa y pierda un hombre más en ataque. Deberá tener cuidado la retaguardia amarilla con Nicolás Castillo, el chileno vive un estado de forma envidiable y en el Olímpico no suele perdonar a sus rivales. Tampoco contará con Renato Ibarra, quien estará fuera lo que resta del torneo.

Las Águilas necesitan la victoria, les urgen los tres puntos en lo moral y en lo estadístico; si quieren asechar los puestos de Liguilla este es el día para hacerlo, porque se trata de un rival directo en esa búsqueda para meterse entre los ocho clasificados.

No han sido días fáciles en Coapa, tras la eliminación en Copa, vino la sanción a Aguilar que se robó la atención del entorno, el equipo recibió los focos, pero no lo hizo desde lo futbolístico, todo lo acaparó el castigo para el defensa paraguayo.

La Volpe tiene materia prima para montar un equipo que pueda transmitir garantías, el problema vendría en el fondo de armario, en la banca tendría elementos de menor pedigrí para buscar soluciones, pero es un partido que la primera línea puede y debe enfrentar de la mejor manera.

Bruno Valdez, Édson Álvarez y Daniel Guerrero se apuntan para ser los jugadores en los que Ricardo Antonio deposite su confianza, pero también puede echar mano de Osmar Mares para cubrir la baja de Aguilar y por ahí también aparece Erik Pimentel como otra variante para configurar la defensa.

“Siempre va a ser complicada la baja de dos compañeros. La verdad que lo tomo como otro reto en mi carrera, compartir la central con Bruno me llena de responsabilidad. Estoy contento por tener esta oportunidad”, dijo Édson Álvarez, la bandera de la cantera amarilla.

En el medio campo, William da Silva llevará los mandos; el brasileño se ha ganado el puesto de medio de contención y tiene un buen despliegue para los distintos recorridos.

Ante las numerosas bajas, La Volpe estaría echando mano de Gerson Torres, el jugador costarricense que llegó como refuerzo para la categoría sub 20, pero ante las circunstancias estaría habilitado como el acompañante de William.

Así, Cecilio Domínguez, Oribe Peralta y Silvio Romero serían los jugadores que tendrían la encomienda del ataque. El paraguayo se ha recuperado de la luxación de hombro que lo dejó sin jugar tres partidos, debutará en un partido de este calibre, será su primer clásico con América y avisó que más allá de jugar espectacular, la consigna es salir con los tres puntos del feudo universitario.

“Vuelvo más fuerte; tenemos que ganar y hacer goles. Lo que queremos es ganar; somos un equipo grande. Hay que ganar como sea, ojalá jugando lindo, pero si no se puede, jugando feo. Hay que ganar y sumar”.

También el capitán Oribe Peralta dio su punto de vista entorno al momento actual del equipo.

 “Estamos muy dolidos, tristes por la situación de Pablo; el equipo está bien, trabajando a tope para poder ganar y encaminarnos a la calificación”, apuntó el Cepillo.

El Chino Romero no ha marcado en el actual torneo, pero un clásico siempre supone un punto de motivación.

América va dolido y necesitado a CU, lo que podría hacerle ver como víctima, pero es precisamente en estos escenarios donde los equipos grandes muestran su temperamento. La necesidad hace más peligrosas a las Águilas.


Ver noticia en Laaficion.milenio.com

Temas Relacionados: