29/04/2017
Martes 29 de Septiembre del 2015
2
1
Finalizado

Barcelona perdió 4-3 ante el Celta y son cuartos en la Liga [VIDEO]

Hace 7 meses

Barcelona cayó 4-3 como visitante ante Celta de Vigo. Ter Stegen fue el gran responsable de la derrota catalán

Barcelona no pudo superar al Celta de Vigo en condición de visita. El cuadro catalán perdió 4-3 y se ubica en la cuarta casilla de la Liga Española. Ter Stegen, portero del cuadro blaugrana, fue el gran responsable de la derrota.

Un espectacular Celta de Vigo, tanto en ataque como en los marcajes individuales en defensa, superó al Barcelona (4-3), castigado por su rival en cada error propio, con tres goles en diez minutos locos de la primera parte y con otro en la recta final, tras un monumental error de Ter Stegen, que lo mató cuando, enganchado a la calidad de Iniesta, amenazaba con el empate.

Salvo en el primer cuarto de hora, el problema del Barcelona en el primer acto estuvo en la elaboración, sometido por una asfixiante presión de los jugadores celestes, generosos en el esfuerzo, soberbios en lo táctico. Al igual que hace un año, cuando los de Luis Enrique sufrieron una dolorosa derrota (4-1) en Vigo, el Celta volvió a enseñarle sus dientes.

Defendió con una tremenda solidaridad y una precisión táctica casi milimétrica, sólo alterada por una buena combinación del tridente del Barcelona que finalizó Luis Suárez con un disparo demasiado centrado que Sergio Álvarez atajó sin problemas, y con la entrada de Andrés Iniesta tras el descanso.

Sobrepasado el minuto 20, el Celta, que encadena seis partidos sin perder entre Liga y Liga Europa, metió una marcha en la presión, y por ahí empezaron a multiplicarse los errores en la circulación de balón del Barça. Uno de ellos, de Busquets, lo explotó el equipo de Berizzo para armar un rápido contraataque, finalizado espectacularmente por el danés Pione Sisto.

Ese gol sobrexcitó al Celta, que no tardó en golpear de nuevo, con otro rápido contragolpe, conducido y finalizado por un omnipresente Iago Aspas. El Barcelona estaba tocado y sus agobios aumentaron con un auto gol de Mathieu cuando intentaba desviar un centro de Wass. Con 3-0 y con una tremenda ovación para los locales el partido se fue al descanso.

Pero la entrada de Andrés Iniesta y un bajón físico del equipo de Berizzo, que cometió un enorme error al encerrarse en su campo, convirtieron, por momentos, la fiesta gallega en una pesadilla. El Barcelona se adueñó del balón y, apoyándose en la calidad del internacional español, empezó a crecer. Piqué puso el 3-1 que asustó todavía más a la afición gallega, que empezó a temer por la victoria cuando Neymar volvió a golpear desde los once metros (3-2).

A su equipo le quemaba el balón en los pies. El equipo de Luis Enrique confiaba en otra remontada como la de Mönchengladbach, pero un clamoroso error de su portero Ter Stegen, al intentar picar el balón por encima del chileno Pabo 'Tucu' Hernández cuando éste lo presionó en el área, lo condenó con otro gol, pese a que Piqué volvió a agigantarse para mantener a lo suyos con vida en el minuto 86 y Neymar y de nuevo el central rozaron la épica en la prolongación.

INCIDENCIAS

 

PREVIA

El gallego es, junto a la Real Sociedad y el Real Madrid, el equipo que más puntos (6) ha sumado desde que el preparador asturiano asumiera las riendas del primer equipo azulgrana en la temporada 2014-15.

Con el argentino Eduardo Berizzo, el sucesor del asturiano en el banquillo de Balaídos, el Celta ha conseguido derrotar al Barcelona en dos ocasiones, todas ellas en la primera vuelta.

La más reciente el curso pasado, cuando los vigueses superaron con facilidad a los azulgrana (4-1) dejando en evidencia las carencias defensivas de un equipo al que todavía le faltaba ritmo de competición.

Llega la escuadra del Barcelona a Celta de Vigo con el objetivo de terminar con buen pie un ciclo de siete partidos en tres semanas que le permita seguir la estela del Real Madrid, líder de la Liga con un punto de ventaja respecto a los catalanes.

El balance en los últimos seis partidos es de dos victorias, un empate y una derrota en la competición doméstica, mientras que en la Champions League el equipo ha conseguido un pleno de seis puntos, los tres últimos en un exigente encuentro ante el Borussia de Mönchengladbach (1-2).

De esta manera, los de Luis Enrique intentarán mantener la buena línea mostrada lejos de su estadio, donde suma todos los encuentros por victorias (5).

Con vistas a mañana cuenta el técnico de Barcelona con todos los jugadores disponibles a excepción del francés Samuel Umtiti y del argentino Leo Messi, quienes siguen recuperándose de sus respectivas lesiones.

Teniendo en cuenta que en Mönchengladbach jugaron diez de los once jugadores que conforman el denominado once de gala, no se descarta que el asturiano apueste por las rotaciones.

La principal duda reside en la punta de ataque, con Arda Turan, Paco Alcácer y Rafinha Alcántara peleando por entrar en el once para cubrir la baja de Messi.

También en la zaga y en la medular pueden entrar otros jugadores como Digne, Mathieu o André Gomes, que no jugaron ni un minuto ante el equipo alemán.

El Celta de Vigo, por su parte, retoma la Liga impulsado por sus últimos tres triunfos consecutivos -dos en el campeonato nacional y otro en la Liga Europa-, midiendo su reacción ante la firmeza del Barcelona, al que la pasada temporada derrotó con una exhibición futbolística en Balaídos.

Repetir aquella gesta es el reto que se ha marcado el equipo de Eduardo "Toto" Berizzo, que saldrá con su once de gala, tras las rotaciones que incluyó el pasado jueves en el duelo europeo frente al Panathinaikos.

Tras un irregular arranque de curso, con tres derrotas en otras tantas jornadas, el Celta ha levantado el vuelo apoyándose en su solidez defensiva. Encadena cinco partidos sin perder, en los que, además, sólo ha encajado dos goles.

Por ahí ha empezado a crecer el equipo, mucho más precavido que en años anteriores a la hora de lanzarse al ataque, aunque fiel a su filosofía de apostar por la presión y la intensidad en las marcas individuales, sin despreciar nunca la posesión de balón.

Consciente de la velocidad y calidad de los atacantes del Barça, Berizzo apostará por un centro del campo de músculo para evitar que las pérdidas de balón castiguen a su equipo: el serbio Radoja y el danés Daniel Wass acompañarán al chileno Tucu Hernández, uno de los pocos que repetirá titularidad tres días después de enfrentarse al Panathinaikos.

Y es que las rotaciones, salvo en la portería, afectarán a todas las líneas. El central Sergi Gómez, formado en la Masía, y el argentino Facundo Roncaglia entrarán en la defensa, de la que se caerán Fontás y Jonny, por lo que Hugo Mallo continuará en el lateral derecho y Cabral en el centro del eje.

Las bandas serán para el belga Theo Bongonda y el danés Pione Sisto, con Iago Aspas actuando como nueve, ya que parece poco probable que Berizzo mantenga en el equipo al italiano Rossi o el sueco John Guidetti, a los que podría dar minutos en el segundo tiempo.

- Alineaciones probables

Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Sergi Gómez, Cabral, Roncaglia; Radoja, Wass, Hernández; Pione Sisto, Bongonda y Aspas.

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Mathieu, Digne; Busquets, Arda, Rakitic; Rafinha, Neymar y Suárez.

Estadio: Balaídos (1:45 p.m.)

Árbitro: Vicandi Garrido

Ver noticia en El Comercio: DT

Temas Relacionados: