Paulo Dybala, delantero argentino y joya de la Juventus, debutó con la albiceleste de una forma muy parecida a la de el capitán Leo Messi. Ambos fueron expulsados en su primer partido con Argentina y en el caso de Dybala, vio la roja cerca al final del primer tiempo en el partido para la clasificación al Mundial contra Uruguay. 


No fue el debut soñado para el joven delantero, pero como el mismo dijo "Cumplí el sueño de tirar una pared con Messi". Al menos eso consiguió y cabe mencionar que el papel del jugador fue de lo mejor en el primer tiempo, pero eso no impidió la mala suerte de ver la segunda amarilla en el encuentro. 

FBL-WC-2018-ARG-URU

Como Messi tuvo un inicio parecido con la absoluta, fue el primero en protestar la decisión del colegiado y de consolar a Dybala que abandonó el campo llorando. El propio Paulo Dybala, ya recuperado del mal momento que vivió, ha explicado en una entrevista al diario argentino 'Ole' qué le dijo Messi cuando fue expulsado.


"Ahora estoy más tranquilo, pero el jueves estaba mal. Fue un momento feo. Porque era un día especial y no terminó como esperaba. Se me vino una sensación al pecho que no había tenido nunca. O sí, mejor dicho una vez... Con Instituto, cuando no pudimos ascender en 2012. Pero esta vez fue más fuerte que yo. Porque no soy de llorar. En casa nadie me ve llorar. Y ahora me vio todo el país. Y el mundo", reconoció Dybala

FBL-WC-2018-ARG-URU


"Leo Messi me dijo que me quedara tranquilo, que son cosas que pasan, que la culpa no era mía sino del árbitro", explicó el joven delantero de la Juve. "Me sentí bien, cómodo jugando con Messi. Ya habíamos hablado en los entrenamientos de cómo íbamos a jugar: depende de dónde se posicionaba Leo, yo cambiaba con él. Si él iba para el medio, yo me iba para afuera. Nunca había jugado con Messi. Mi sueño era tirar una pared con él. Y lo pude cumplir..", añadió con una sonrisa. 


"Lo disfruté hasta que me dejó el árbitro. Yo traté de ayudarlo porque él es el líder del equipo. Buqué darle variantes, opciones de pase, generarle espacios cuando él traía la pelota. O tratar de tirar una pared para descargar cuando él se llevaba dos o tres rivales. Es increíble jugar a su lado. Menos mal que se me dió", finalizó.