20/10/2018

¿Cómo llegan Barcelona y Emelec al Clásico del Astillero 223?

El pasado Jueves 11

¿Cómo llegan Barcelona y Emelec al Clásico del Astillero 223?

Un análisis de sus rendimientos ofensivo y defensivo en la segunda etapa; sus fortalezas y debilidades en esta parte del torneo nacional del 2018.

Un análisis de sus rendimientos ofensivo y defensivo en la segunda etapa; sus fortalezas y debilidades en esta parte del torneo nacional del 2018.

Barcelona y Emelec disputarán este domingo 14 de octubre, en el estadio Monumental, el Clásico del Astillero número 223 en campeonatos nacionales, en partido correspondiente a la fecha 14 de la segunda etapa del torneo ecuatoriano de fútbol.

En la segunda etapa del certamen del 2018, ambos equipos guayaquileños han tenido rendimientos dispares, que los ponen al momento en dos escenarios distintos, uno más complicado que el otro, en su afán por llegar a la final del mes de diciembre.

Tras haber liderado la tabla de posiciones de esta fase, hasta la octava fecha, Barcelona (18 puntos) ha descendido ahora al séptimo puesto, luego de acumular ocho encuentros sin lograr una victoria; mientras Emelec, que fuera líder en la novena y décima jornadas, se ubica segundo, a tres puntos del puntero Macará (24).

Antes de enfrentarse en el clásico 222, disputado el 9 de septiembre pasado en el estadio Capwell, los amarillos estaban momentáneamente segundos en la clasificación, con 15 puntos; mientras los azules se ubicaban terceros, con 13.

Barcelona

Ofensiva: Barcelona ha anotado en esta etapa 14 goles, de los cuales 10 fueron conseguidos entre las fechas 1 y 5, y sólo 4 en las siguientes 8 jornadas.

Ha generado 150 opciones de gol que han terminado, o con remates fuera del arco, o con envíos que han sido despejados por los porteros rivales, o que finalmente se convirtieron en goles. Ejecutó 78 tiros de esquina, de los cuales 5 terminaron en anotaciones.

 

Para poder conseguir un gol, Barcelona ha tenido en general que rematar al menos entre 10 y 11 veces, siendo más eficaz en los segundos tiempos, cuando logró marcar 10 de sus 14 conquistas y sólo necesitó un promedio de 9 llegadas a las porterías rivales para vencerlas; registrando aún así sólo una efectividad ofensiva del 20% con respecto a la cantidad de remates que envío directo a los arcos.

 

Defensiva: El equipo amarillo ha recibido 11 goles (tiene al momento la mejor defensa), de los cuales 8 se los marcaron entre las fechas 7 y 13.

Le han llegado 116 veces a su portería, con remates que terminaron o fuera de su arco, otros que fueron atajados por su guardameta y algunos que finalmente derrotaron el arco barcelonista. Le cobraron 58 tiros de esquina, de los cuales 2 terminaron en goles de sus rivales.

 

Los equipos rivales le han tenido que efectuar entre 10 y 11 remates, en general, para anotarle alguna conquista a Barcelona en esta segunda etapa. Pero una de sus principales falencias y que le han costado al menos 12 puntos ha sido la desconcentración al inicio de los partidos, ya que ha recibido 3 goles antes del minuto 6, y otros 4 tantos entre los minutos 7 y 45 del primer tiempo. Sin embargo, en los segundos 45 minutos de la mayoría de sus partidos de esta etapa, ha mostrado fortaleza para defenderse mejor y sólo le han marcado 4 conquistas, registrando en esa parte de los encuentros una efectividad defensiva promedio del 87,50%, y para vencer la portería amarilla los equipos rivales le han tenido que rematar más veces (al menos 14).

 

Emelec

Ofensiva: Emelec ha marcado en la segunda etapa 20 goles y no ha anotado sólo en la sexta fecha, cuando perdió 1-0 ante Universidad Católica en Quito.

Ha generado 131 llegadas a los arcos rivales que han terminado, o con remates fuera del arco, o con envíos que han sido despejados por los porteros rivales, o que finalmente se convirtieron en goles. Ejecutó 56 tiros de esquina, de los cuales 4 terminaron en anotaciones.

 

Para poder derrotar los arcos rivales, Emelec ha tenido en general que rematar al menos entre 6 y 7 veces, siendo más eficaz en los primeros tiempos, cuando logró 11 de sus 20 conquistas y sólo necesitó en ese período entre 5 y 6 remates para conseguir aquello; registrando una efectividad ofensiva del 22,92% con respecto a la cantidad de remates que lanzó directo a los arcos.

 

Defensiva: El equipo azul ha recibido 12 goles (tiene al momento la segunda mejor defensa), de los cuales 6 se los marcaron entre las fechas 1 y 7, y los otros 6 entre las jornadas 8 y 13.

Le han llegado 155 veces a su portería, con remates que terminaron o fuera de su arco, otros que fueron atajados por su guardameta y algunos que finalmente derrotaron el arco emelecista. Le cobraron 72 tiros de esquina, de los cuales 1 terminó en gol de su rival.

 

Los equipos rivales le han tenido que realizar entre 12 y 13 remates para anotarle alguna conquista a Emelec. Su principal fortaleza ha sido que hasta el minuto 35 ningún club ha podido hasta ahora vencer su portería en esta segunda etapa; pero asimismo, su mayor falencia ha sido que en los últimos 26 minutos de cuatro de sus trece partidos le han anotado el 58,33% de los goles (7 de un total de 12), lo que le ha costado al menos 9 puntos; llegando a registrar en esa última media hora de juego apenas un 41,67% de efectividad defensiva, y para anotarle un gol en el segundo tiempo, los equipos rivales han necesitado rematarle menos veces (9 en promedio).

 

Resumen

 
 

Según las estadísticas de la segunda etapa, Barcelona ha sido, en general, más ofensivo que Emelec (11 remates contra 10, en promedio por juego); aunque el equipo eléctrico ha demostrado mayor efectividad tanto para rematar acertadamente hacia los arcos rivales (67,94% contra 50.67%), como para convertir en goles esos disparos hacia las porterías (22,47% contra 18,42%).

 
 

Defensivamente, a Emelec le han generado más llegadas de peligro en promedio por partido que a Barcelona (13 remates contra 10); aunque el arquero emelecista ha obtenido, en general, mejor efectividad defensiva que el de los amarillos (85,71% contra 81,36%), en relación a los remates enviados hacia su portería; exceptuando sólo los últimos 26 minutos de cuatro partidos, en los que la zaga y el arquero azules no estuvieron tan acertados para evitar que les anotaran algún gol. (D)

Ver noticia en El Universo

Temas Relacionados: