20/08/2017

Emisoras Unidas

Hace 5 meses

Emisoras Unidas

Noticias de Última Hora y Deportes de Guatemala y el Mundo. Radio en Línea.

Noticias de Última Hora y Deportes de Guatemala y el Mundo. Radio en Línea.

China, que tiene muy difícil la clasificación para el Mundial de fútbol de 2018, se enfrenta el jueves a Corea del Sur en un partido que contará con medidas especiales de seguridad por la tensión diplomática entre los dos países, que están en plena crisis por el programa nuclear norcoreano.

El encuentro de fútbol tendrá lugar en Changsha, en el centro de China, un país en el que los hinchas acostumbran a dejar claro su patriotismo.

Las autoridades locales han llegado incluso a pedir a los seguidores chinos que “no inciten a las masas a disturbios a través de las redes sociales”.

Serán apenas unos 200 los aficionados surcoreanos en Changhsa, según la agencia de prensa Yonhap. Para evitar problemas, aceptaron tener que lucir únicamente su camiseta en el interior del estadio y permanecerán en grupo, para facilitar la tarea de protección a las fuerzas de seguridad y la policía, precisó la Federación Surcoreana de Fútbol.

Los dos países están en un momento tenso tras la decisión de Seúl de desplegar un escudo antimisiles estadounidense para protegerse de eventuales lanzamientos procedentes de Corea del Norte. Que ha realizado distintos ensayos nucleares.

En China, decenas de supermercados de un grupo surcoreanos son víctima actualmente de un gran boicot y las empresas turísticas no envían ya grupos de viajeros a Corea del Sur.

Una nueva derrota de la selección china, en este contexto político, enfadaría muchísimo a los hinchas. Después de cinco partidos de los diez previstos; China es sexta y colista en su grupo de las eliminatorias asiáticas.

El sueño mundialista de China está por lo tanto muy lejos, ya que solo los dos primeros clasificados (Irán y Corea del Sur en estos momentos) se clasifican directamente para Rusia-2018 y el tercero accede a un repechaje.

– ¿Hay un ‘efecto Lippi’? –

China (2 puntos) tiene por lo tanto que recuperar su gran retraso, que es de siete puntos con respecto al tercero (Uzbekistán con 9 puntos), si quiere tener opciones de clasificarse.

Una misión muy complicada para el legendario entrenador Marcello Lippi, que hizo a Italia campeona del mundo en 2006. El balance desde su llegada en octubre no es muy brillante: dos empates y una derrota.

Tras un 0-0 contra Catar en las eliminatorias mundialistas, China encadenó dos partidos amistosos sin victoria: una derrota 2-0 contra Islanda, la revelación de la Eurocopa-2016, y un empate ante Croacia (1-1).

El esperado ‘efecto Lippi’ todavía no se ha producido.

“En la Juventus inculcaba un juego basado en la defensa. Pero con China insiste en lo contrario; en el ataque, y empuja al equipo a buscar la victoria”, cuenta Gong Lei, exjugador y entrenador, que trabaja como comentarista de televisión.

China y Corea del Sur se miden en partido con alta tensión política

China y Corea del Sur se miden en partido con alta tensión política

Jin Shan, cronista deportivo; cree que China sí ha progresado desde la llegada de Lippi. “Ha aportado más equilibrio; ha mejorado la circulación del balón. El equipo ha cambiado de cara, de verdad”.

China, que solo ha participado en un Mundial (2002); solo es 86ª del ránking FIFA. Pese a los intentos de los últimos años de potenciar su fútbol. Es el octavo país asiático en esa clasificación mundial; lejos de Corea del Sur (40ª del mundo) o de Japón (51ª).

“Eso se debe, entre otras cosas, a la educación en China; que se basa en la falta de iniciativa (…) Los jugadores no están acostumbrados a liderar, a asumir responsabilidades en el juego”; estima Gong Lei.

Lippi cuenta; eso sí, con un salario anual motivador. El técnico y su grupo de ayudantes reciben en total 20 millones de euros; según la prensa china.

Con información de la agencia: AFP 

 

Ver noticia en Trending

Temas Relacionados: