26/03/2017

Cuando la máscara pierde su valor

Hace una semana

Cuando la máscara pierde su valor

Arturo Muñoz perdió la máscara por segunda vez, ahora bajo el personaje de Pierroth.

Arturo Muñoz perdió la máscara por segunda vez, ahora bajo el personaje de Pierroth.

Como si se tratara de un déjà vu, Arturo Muñoz vivió la misma escena en el mismo cuadrilátero dos veces: la caída de su máscara. Sí, anoche se reveló de manera oficial lo que muchos fanáticos a la Lucha Libre ya sabían, que debajo de la máscara de esta versión de Pierroth estaba un gladiador que hace casi 15 años también perdió la incógnita en la Arena México.

TE RECOMENDAMOS: La derrota de Pierroth, dentro de lo legal: El Fantasma

Por eso esta función del Homenaje a dos Leyendas fue tan polémica, ya que desde el anuncio de la lucha principal, en la que expondrían su identidad Pierroth y Diamante Azul, varios aficionados se quejaron de que uno de los exponentes era ya conocido sin su máscara, y fue quien precisamente la perdió al final de esta jornada.

Sin embargo, el caso de Arturo Muñoz es una práctica muy común en este deporte-espéctaculo, en el que un gladiador enmascarado al verse despojado de su incógnita busca un nuevo personaje para seguir con su carrera profesional. La mayoría, otra vez con máscara.

UNA IDENTIDAD YA CONOCIDA

La primera vez que Arturo Muñoz perdió la máscara fue en 2002 en la Arena México; en ese entonces, con 33 años de edad, el luchador tenía el personaje de Poder Mexica (antes Poder Boricua) y junto con Mr. México apostaron la máscara y la cabellera ante Violencia y Veneno, en un evento denominado Guerra de Naciones (México vs Puerto Rico). Los nacionales resultaron perdedores en tres caídas.

Luego de ese fracaso, adoptó el personaje del Toro Blanco (sin capucha y que había usado en sus inicios), aunque con poco éxito, por lo que decidió entrenar y convertirse en el mánager de sus hijos: Rush (al que se le conoce también con el apelativo de su padre), Dragón Lee y Místico (la segunda versión).

En 2013, recibe el permiso de usar el personaje de Pierroth por parte de la familia de Norberto Salgado (el antiguo Pierroth Jr.). El año pasado durante la rivalidad que afrontaron Rush y La Máscara, por la inclusión del enmascarado al grupo de Los Ingobernables, éste acepta públicamente y en reiteradas ocasionesque es el papá de Rush, por lo que de antemano pone al descubierto su identidad, misma que ayer se volvió a revelar.

OTROS CASOS

Pero así como Arturo Muñoz, hay varios luchadores que después de perder la máscara con un personaje tiempo después la perdieron con otro. Entre los más famosos está el caso de Ramón Ibarra Banda, quien en tres ocasiones ha perdido la incógnita: la primera en 1976, con el personaje de Rayo Norteño; la segunda en 1995, como Volador (personaje con el que alcanzó gran popularidad), y la tercera en 2003, ahora como La Súper Parka a manos del Hijo del Santo.

Otro luchador famoso que ha pasado por la misma situación es Silver King (César González Barrón), quien en 1987 perdió la máscara con el Hijo del Santo; tiempo después, ya se volvió a enmascarar, pero ahora con el personaje de luchador japonés Black Tiger III, pero cayó en lucha de apuestas ante LA Park.

Ahora ha regresado al nombre de Silver King, portando otra vez su máscara.

Un caso más es el de LA Park, quien perdió por primera vez la máscara con el personaje del Minero (1985), dos años después, ahora como Príncipe Island pierde la incógnita ante el Hijo del Santo; luego cambió al personaje de Invasor del Norte y también perdió la máscara; finalmente recibe el nombre de La Parka, pero por cuestiones legales debe cambiarlo al que usa actualmente.

Y así hay varios casos más, aunque tal vez pocos como el de Arturo Muñoz que ha perdido la máscara dos veces en la Arena México.



Ver noticia en Laaficion.milenio.com

Temas Relacionados: