21/11/2017

El mexicano que le ganó a Bolt la primera plana del New York Times

El pasado Lunes 06

El mexicano que le ganó a Bolt la primera plana del New York Times

Conoce la historia de Antonio Argüelles, el mexicano que cruzó a nado el reto de los Siete Mares y le ganó a Usain Bolt la portada del periódico New York Times

Conoce la historia de Antonio Argüelles, el mexicano que cruzó a nado el reto de los Siete Mares y le ganó a Usain Bolt la portada del periódico New York Times

El 5 de agosto del presente año, el mundo se paralizó para despedir a una de las grandes leyendas que el tartán olímpico ha visto; el velocista Usain Bolt se despedía de la pista con una dolorosa derrota en el Mundial de Atletismo de Londres, dejando a cuestas un historial de 9 medallas de oro en los juegos de verano y múltiples récords difíciles de superar.

Un día antes, Antonio Argüelles, nadador de aguas abiertas de 58 años, se convertía en el primer mexicano y séptimo en el mundo en superar el complejo reto de los Siete Mares, que consiste en cruzar a nado algunos de los estrechos y canales más caprichosos del planeta.

Como era de esperarse, las primeras planas de todos, o casi todos los medios deportivos impresos del mundo, dedicaron dicho espacio para despedir al atleta jamaiquino, menos uno: el New York Times, considerado uno de los diarios más influyentes y con más renombre, que en su primera página de la sección deportiva, aparecía una gran foto del Canal del Norte, en las Islas Británicas, con la silueta de Argüelles nadando entre sus aguas heladas.

“El día que pierde Usain Bolt, la primera plana del New York Times no se la dan a él, me la dan a mí. Esa plana es de las más leídas en Estados Unidos, y circunstancialmente ese día la noticia se volvió trending topic, fue de las que más se leyeron. Para mí fue una grata sorpresa”, compartió Antonio Argüelles a La Afición, en vísperas de su candidatura al Premio Nacional de Deportes y Mérito Deportivo 2017.

Cruzar los Siete Mares, que comprende el circuito conformado por el Canal del Norte (Islas Británicas), el Estrecho de Cook (Nueva Zelanda), Canal de Molokai (Hawái), Canal de la Mancha (Inglaterra y Francia), Canal de Catalina (Estados Unidos), Estrecho de Tsugaru (Japón) y el Estrecho de Gibraltar (España y Marruecos), supuso para el originario de la Ciudad de México, sacarse la espinita de no haber disputado unos Juegos Olímpicos, lo cual también generó bromas por parte de sus más allegados al ver su reportaje en el impreso estadunidense.

“Yo tengo una broma, estudié fuera, en Stanford, y me invitaron a que fuera orador en la reunión de 35 años de que salí de la licenciatura; cuando aterrizo de Inglaterra en Houston, prendo mi teléfono y qué te puedo decir la cantidad de mensajes que tenía de compañeros míos, uno que es muy cínico me dice ‘yo sé que siempre quisiste ir a los Juegos Olímpicos, imagínate, cada año muchísimos van a Juegos Olímpicos, y muchos ganan medallas de oro, pero ninguno de ellos han salido en la portada del New York Times, entonces deja de quejarte que no fuiste a unos Juegos, porque si hubieras ido no hubieras salido en su primera plana’”, recordó Antonio entre risas. 


Ya más serio, y con la ilusión de poder agrandar su leyenda en la próxima entrega del PND, el también fundador de la Federación Mexicana de Triatlón admite que será complicado hacerse con el máximo galardón de la categoría no profesional, pero apela a su trayectoria como principal carta de presentación para competir por el Mérito Deportivo.

“Para mí es una gran ilusión que la Federación Mexicana de Natación, su comité directivo y su presidente me hayan nominado en sus dos diferentes categorías. Si soy honesto, yo no tengo los tamaños para estar en el Premio Nacional del Deporte como atleta no profesional, porque ahí hay una serie de jóvenes que hoy en día son los mejores exponentes del deporte mexicano”, dijo y agregó: “donde yo creo que sí puedo levantar la mano por tener una vida de deportista, es en el Premio al Mérito Deportivo, ahí me nominaron en la categoría de trayectoria deportiva”.

Describir todo el recorrido de Antonio Argüelles, el ‘aquaman’ mexicano, sería interminable, pues su vida en el agua comenzó a los 8 años de edad maravillado por la presea dorada de Felipe Muñoz en los Juegos Olímpicos del 68, fundando en 1989 la Federación Mexicana de Triatlón, compitiendo en cinco Ironman y 10 maratones, además de completar en dos ocasiones la Triple Corona de Aguas Abiertas y, por supuesto, el reto de los Siete Mares.

“Digamos que ha sido una trayectoria de muchísimos años y me parece que es el espíritu del Premio al Mérito Deportivo y por eso me siento confiado, que tengo los créditos para poder levantar la mano. Como en todo proceso hay un jurado, yo espero que éste vea mi historia, que no es una historia de un momento”, expresó.

UN CAMINO DOLOROSO

Cruzar los Siete Mares en un tiempo de 13 horas, 32 minutos y 32 segundos, se dice fácil, pero no lo es con 58 años -20 más que el promedio de los otros seis nadadores que lo han conquistado- cumplidos y una lesión a cuestas.

“Un momento muy complicado fue cuando crucé el Estrecho de Tsugaru, estaba yo lesionado del brazo izquierdo, me lesioné unas semanas antes de que partiéramos a Japón, yo tenía muchas dudas de que pudiera nadar, tuve que hacerlo con el brazo vendado; afortunadamente logré controlar el dolor y el movimiento para no lastimarme más el brazo”, recordó.

Argüelles también compartió el reto de las aguas heladas, cuyo dolor “llega a los 15 minutos de comenzar a nadar y ese nunca se te quita”, además de la vida marítima que en ellas habita.

“Todos estos nados tienen dos complejidades, uno es el nado mismo, porque te puedes encontrar con aguas muy frías, como lo es el Canal del Norte o el de Cook, y te puedes encontrar con aguas malas que son muy peligrosas, éstas, diría yo, que son a lo que más le temo en mi vida marítima, me picaron muy fuerte en Cook y en Molokai, en el Canal del Norte, durante toda la noche no pude dormir del dolor”.

¿QUÉ SIGUE?

Tras superar una fractura de fémur, ser nominado al PND por la promoción del deporte en 2009, ganar el premio al hombre del año por la Asociación Mundial de Aguas Abiertas en 2015 y repetir dicha nominación este año, pareciera que competir por el Premio Nacional de Deportes 2017 es la culminación de una exitosa carrera, pero no para Antonio, quien tiene preparado tres proyectos que, espera, sirvan como motivación para las nuevas generaciones.   

Tengo tres proyectos en los que estoy trabajando: estoy trabajando con el Museo del Papalote de la Ciudad de México en un proyecto que probablemente se dé a conocer en noviembre; voy a escribir un libro para niños, creo que tengo una historia que puedo contarle a los jóvenes y por último, es algo que a mí me gusta mucho hacer, que es dar pláticas en escuelas”, finalizó el también otrora director general de Conalep a nivel nacional. 


Ver noticia en Laaficion.milenio.com

Temas Relacionados: